RD población infantil con sintomas de soplo cardíacos

Los soplos cardíacos son un sonido adicional a los latidos del corazón que se escucha usualmente con el estetoscopio. Si bien el término de “soplo” es muy preocupante, estos son muy comunes en los niños y no siempre traducen una enfermedad.

La doctora Rebeca Pérez, coordinadora de la Unidad de Cardiología Pediátrica de los Centros de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat), explicó que hay dos tipos de soplo cardíaco: los funcionales y los patológicos.

El médico escuchará las características del sonido y puede sospechar si se trata de soplo anormal, aunque algunas veces puede ser difícil notar la diferencia entre los dos tipos solo escuchándolos. No obstante, algunas anomalías cardíacas no producen ningún soplo, por lo tanto que tenga o no, no descarta alteración cardíaca, dijo la profesional.

 “Los soplos funcionales o inocentes son inocuos y muy comunes. Más de dos tercios de los niños en edad escolar pueden tener un soplo funcional, estos son ocasionados por el paso de la sangre por las diferentes cavidades del corazón”, indicó la especialista.

Pérez aseguró que algunas condiciones pueden ocasionar que con mayor frecuencia se escuchen o se agudicen los soplos funcionales, como son: La fiebre y la anemia. Muchos desaparecen a medida que el niño crece, aunque algunos duran hasta la adultez, también pueden aparecer y desaparecer. Los niños que tienen soplos funcionales no requieren tratamiento, ni seguimiento, tampoco tienen riesgo de empeorarse o complicarse con el paso del tiempo.

Siempre que el pediatra escuche un soplo, aunque crea que es funcional, lo correcto es hacer una evaluación cardiovascular por un cardiólogo pediátrico para estar seguro que el corazón esté sano, un referimiento al cardiopediatra no significa que el soplo sea necesariamente anormal, advirtió lo galena

Los soplos que se producen por algún defecto cardíaco, pueden estar presentes desde el nacimiento, son las alteraciones

Comparte esto!