«Nosotros llevamos la pelota en la sangre» Vladimir Guerrero

Don Gregorio “Los hijos aprenden de lo que ven en los padres, por eso hay que hacer las cosas bien”, es la expresión de un padre visiblemente emocionado al ver como otro de sus hijos ara su camino a las Grandes Ligas.


Vladimir Guerrero, miembro del Salón de la Fama del Béisbol no puede ocultar la alegría que le causa saber que su hijo Pablo, número tres de los nueve hijos que procreó, es el segundo en firmar contrato.
El padre cuenta con una inmensa sonrisa que tiene otros dos hijos que también están entrenando con miras a ser firmados. Tal es el caso de Vladi Miguel de 16 años y el más pequeño de apenas 11, todos entrenados por su hermano el también pelotero Wilton Guerrero.


“Yo digo que eso se lleva en la sangre, ellos (los hijo) hacen lo que que nosotros hacemos, por eso es bueno cuidar nuestro comportamiento como padres”, expresó el MVP del 2004.
Guerrero explicó que en su familia todos han transitado por las vías del baseball, su hermano Wilton Guerrero, y su hijo Vladimir Junior son los casos más sonoros, sin embargo otros sobrinos han sido firmados y dejados libres por sus respectiva organización.


Estas declaraciones nos hacen pensar que los Guerrero tienen una fábrica de peloteros, a lo que entre risas dice Vladimir “sí”.
El pasado domingo 15 de enero, los Vigilantes de Texas le dieron un bono de 100 mil dólares (más 50 mil para estudios) a Pablo Guerrero, hijo del inmortal de Cooperstown y extienden este apellido en el béisbol profesional.
Además de su padre están los casos de Vladimir Guerrero Jr., que milita en las Mayores con los Azulejos de Toronto; su tío Wilton, así como su primo Gabriel, quien accionó en las Grandes Ligas con los Rojos de Cincinnati en el 2018.


“Uno se los lleva la pley ellos ven, cogen el bate y se familiarizan”, dice el padre entre risas, mientras la reportera le dice que si a esos niños el primer juguete que les regalan es una pelota.


Relata con mucha alegría que tanto Valdimir junior pablo de niños eran corpulentos y de “buen apetito”, ya que se tomaban hasta tres biberones de leche y luego tomaban el bate para jugar y “darle duro”, risas…


El ex jardinero jugó durante 16 temporadas en las en la gran carpa, lo que lo hace una voz autorizada en materia de pelota, le preguntamos qué le dijo a sus vástagos al ser firmados y solo respondió “que jueguen”.


“Que jueguen, que no piensen en el dinero y que sigan como si aún están buscado las firmas, que no compren carros caros, no desperdicien el dinero. He visto muchos muchachos tener accidentes y también buscar dinero prestado a intereses muy altos luego cuando son firmado les queda muy poco dinero y eso les baja el autoestima”.


El nueve veces All Star fue enfático al decir lo mucho que le duele ver cuando un joven prospecto se accidenta por conducir a alta velocidad, “no es necesario comprar vehículos de lujo, eso puede hacerse después y si se compra que lo maneje otra persona”.


Sobre el dinero del bono que recibieron sus hijos, Guerrero que durante su carrera en las Grandes Ligas recibió más de 125 millones de dólares en ganancias acumuladas por concepto de salarios, con mucha picardía explica que el primer cheque lo roció él.


“El primer cheque me lo dieron a mí, si ellos necesitan algo yo se los doy. Lo importante es que ellos no pierdan el enfoque y que jueguen lo demás vendrá después”


Durante 16 temporadas Gurrero militó con los desaparecidos Expos de Montreal, los Orioles Baltimore, los Blue Jays de Toronto, los Rangers Texas y los Angels de Anaheim con los que en 2004 ganó el MVP y con los que hasta la fecha mantiene relacion laborar, pero ya fuera del terreno.


Guerrero contó que desde hace varios años se despeña como consejero de los prospectos de los Angelinos, tanto en la academia de Boca Chica, como es los Estados Unidos, específicamente en las ciudades de Anaheim y Arizona, un rol que la ver como brillan sus ojos y sus palabras lo llenan de satisfacción.


“Trabajo con el equipo de Anaheim, con los jugadores firmados, no los enseño a batear, ni a parrarse en el plato; les doy consejos de cómo manejarse”.
Dijo que tanto lo hace de persona a persona como por grupos y que es una tarea que le “gusta bastante”, ya que luego de la firma los jóvenes se separan de sus padre y desde su experiencia reconoce que no es nada fácil.


Recordó la pasión que jugaba y las consecuencias que la misma ha tenido en su cuerpo. Guerrero tiene una hernia discar en la columna producto de cómo se deslisaba mientras corría las bases.
El pelotero contó su nueva etapa como consejero de del equipo de los Angelinos.
Con mucha alegría rememora sus años de jardinero derecho y como muy pocos corredores eran capaces de hacerle pisa y corre. “Era difícil que se me fueran y el que se iba lo agarraba”, todos reímos
Estamos en recta final para que el país juegue el Clásico Mundial de béisbol el próximo mes de marzo y a pesar de que miembro del salón de la fama no se pudo poner el uniforme para este evento mientras estaba activo, tiene muy claro cuál sería desde su criterio el line up ideal.


Iniciando con José Ramírez como primer bate más no en la tercera base posición de Manny Machado que sería el segundo bate y Juan Soto de tercer cañón en el jardinero izquierdo.


Hacemos una pausa en el cuarto bate, porque entre risas dice que el adecuado es su hijo Vladimir junior, pero no quiere que lo malinterpreten, pero entre risas rectifica y se lo asigna junto a la primera base.
En el campo corto abre la opción de Wander Franco como quinto al madero; Julio Rodríguez como sexto y en el center; Starling Marte en otro jardín y Gary Sánchez como receptor.


En cuanto al picheo la rotación de Guerrero la encabezan Sandy Alcántara, Luis Severino, Framber Valdez y Cristian Javier.
Mientras que el relevo nombró a Héctor Neris y Emmanuel Clase.

Comparte esto!